formando mejores cristianos

Funciones principales

para el ministerio

Apoyar en la creación de los distintos Ministerios, según las necesidades de las iglesias locales.

Crear talleres de capacitación para la organización de los ministerios.

Ayudar al adulto alcanzar madurez para ser semejante a Cristo, a través de mecanismos de formación espiritual y lograr la experiencia espiritual que anhela el ser humano.

Desarrollar acciones para encausar liderazgo responsable, activo y dinámico.

AndragogÍa

¿Cómo aprenden los adultos?

¿Qué es la andragogía?
La Andragogía es la ciencia y el arte de una educación permanente, donde el facilitador del aprendizaje, permite incrementar el pensamiento, la autogestión, la calidad de vida y la creatividad del participante adulto, con el propósito de proporcionarle una oportunidad para que logre su autorrealización.
Es la disciplina educativa que trata de comprender al adulto desde todos los componentes humanos, es decir, como un ente psicológico, biológico y social. Su propósito es incrementar el pensamiento, la autogestión, la calidad de vida y la creatividad para promover la autorrealización.
Los principios de la andragogía son:Horizontalidad, Participación, Flexibilidad

Principios de la andragogía
Horizontalidad: Es en donde el facilitador y el estudiante tienen características cualitativas similares (adultez y experiencia) pero la diferencia la ponen las características cuantitativas (diferente desarrollo de la conducta observable).
La participación: El estudiante no es solo un receptor, sino que es capaz de interactuar con sus compañeros, intercambiando experiencias que ayuden a la mejor asimilación del conocimiento.
Flexibilidad: Es de entender, que los adultos, al poseer una carga educativa-formativa, llena de experiencias previas y cargas familiares o económica, debe necesitar lapsos de aprendizaje acordes con sus aptitudes y destrezas.

La Educación de Adultos debe ser una educación problematizadora para la cual los educandos, en vez de ser dóciles receptores de los depósitos cognoscitivos, se transformen ahora en investigadores críticos en diálogo con el educador. Freire, Paulo. (1975; 87).

Características Autoconcepto: Nuestro autoconcepto nos lleva a guiarnos por nuestra propia voluntad. Somos renuentes a las situaciones en que el facilitador y el diseño de los programas limitan a los aprendices en un papel dependiente.
Experiencia del adulto: los adultos hemos acumulado gran riqueza de experiencias que se convierten en importantes recursos de aprendizaje y al mismo tiempo se convierte en plataforma para desarrollar nuevos aprendizajes.
Disposición para aprender: existe disposición para aprender lo que se necesita para cumplir con los roles que ocupa en la sociedad: laboral, profesional, familiar.
Orientación para el aprendizaje: los adultos tenemos tendencia a mantener la orientación centrada en situaciones, problemas, decisiones y mejoras permanente.
Motivación: surge de factores internos como desarrollo de autoestima o recompensa